lunes, 1 de junio de 2015

Las Sirenas de Varsovia

Varsovia (en polaco: Warszawa) es la capital de Polonia desde hace más de cuatro siglos y su ciudad más importante. Conocida internacionalmente por haber dado el nombre a: el Pacto de Varsovia, a la Convención de Varsovia, al Tratado de Varsovia y al Alzamiento de Varsovia.
Varsovia es una metrópolis palpitante de vida y, a su vez, una ciudad con una historia excepcional. Su centro histórico destruido a raíz del Alzamiento de Varsovia en 1944, fue reconstruido después de la guerra, y en 1980 declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como ejemplo de reconstrucción casi total de una línea histórica que se inicia en el siglo XIII hasta el siglo XX.
El símbolo de Varsovia es la sirenita que aparece en su escudo, la sirena durante siglos ha sido el emblema de la ciudad. Cuando entre 1811 y 1915 los invasores de Polonia prohibieron el uso del emblema de Varsovia, los habitantes comenzaron a difundir la imagen de la sirena en el espacio urbano, es así como se encuentran numerosas representaciones de este personaje mitológico, en los rincones menos imaginados de la ciudad, sobre fachadas, balaustradas, balcones, vitrales, puertas, ventanas, en insignias y logos de entes de la capital, como así también esculturas y bajo relieves.
Los habitantes de Varsovia tienen un gran respeto por estas representaciones artísticas, demostrándolo de diferentes maneras, para ellos hay muchas sirenas en la literatura y la mitología, pero, la de Varsovia, se llama "Syrenki" sirenita y es la guardina de la ciudad.
El Escudo de Varsovia
El sello más antiguo de Varsovia (cerca de 1400) representa un emblema con la forma de un ser, mitad hombre mitad pájaro, armado con un escudo y con el abdomen cubierto de escamas. En los siglos posteriores la sirena del escudo se fue pareciendo cada vez más a una mujer, pero continuaba siendo un monstruo alado con piernas que terminaban en forma de aletas. No fue hasta el siglo XVIII cuando aquel engendro fue sustituido por la actual esbelta figura, mitad mujer mitad pez. Con este aspecto el escudo de la ciudad fue ratificado en el año 1938.
La metamorfosis de la Sirena de Varsovia, se puede observar en las puertas de la Archicatedral de San Juan, en la Ciudad Vieja.

La Leyenda de la Sirena de Varsovia

Existen varias versiones sobre la leyenda de la Sirenita de Varsovia, la más popular cuenta que la sirena nadó desde el mar Báltico hasta la ciudad a través del  río Vístula, y llegó a las cercanías de lo que hoy se conoce como la Ciudad Vieja, cuando salió a tierra para descansar, se enamoró del lugar y decidió quedarse. Al poco tiempo los pescadores de la zona notaron que alguien agitaba las olas del río, enredaba las redes y liberaba los peces de las nasas; decidieron saldar cuentas con el intruso, pero al oír el misterioso y bello canto de la sirena, quedaron encantados por la belleza de aquel ser mitad pez mitad mujer.
Cuando la noticia llegó a oídos de un rico comerciante, quien no tardó mucho en pensar cuanto dinero podría ganar, mostrando a este ser misterioso por las ferias. Así fue como con artimañas logró capturar a la sirena, encerrándola en un cobertizo sin acceso al agua. Un pescador escuchó el llanto de la sirena y con ayuda de algunos amigos, la puso en libertad. En señal de gratitud la sirena prometió a sus liberadores que en caso de necesidad ellos también podrían contar con su ayuda. Y desde entonces la Sirenita de Varsovia, armada con una espada y un escudo, defiende a la ciudad y a sus habitantes.

Las Sirenitas de Varsovia

¿Cuántas sirenitas hay en Varsovia?, aparentemente no se las ha contado, pero si se sabe que son muchas y que se destacan algunas más que otras.

Monumento a la Sirenita en el Mercado de la Ciudad Vieja


¡Cuenta con más de 150 años! se mantuvo en la Plaza del Mercado durante los primeros 70 años, para después cambiar varias veces de ubicación; debido a las mudanzas adquirió incluso el nombre de monumento itinerante, regresó al mercado en el año 2000.


Desgraciadamente se convirtió en blanco de vándalos que la destruyeron en varias ocasiones.
En el año 2008 se colocó una copia en el Mercado, y el original restaurado por Konstanty  Hegel (1799-1876), se encuentra muy cerca, en el Museo de la Ciudad de Varsovia, que ocupa once edificios cercanos a la Ciudad Vieja.

Monumento a la Sirenita en las cercanías del Puente Swietokrzyski


Según el proyecto original, debió ser construida una estatua de cristal de 20 metros de altura y colocada sobre un pilar en mitad del río Vístula. Debido a dificultades técnicas hubo que desistir de aquella idea y conformarse con una escultura en bronce.
La autora de la escultura, presentada en el año 1939, fue la célebre escultora polaca Ludwika Nitschowa (1889-1989), y su modelo fue la exploradora y poeta Krystyna Krahelska (1914-1944) autora de la letra de la conocida canción del período del Levantamiento de Varsovia "Hej chlopcy, bagnet na bron" (¡Ea! muchachos, tomad las bayonetas). La modelo se destacó como miembro de la Asociación de Scout de Polonia, estudió geografía, historia y etnografía en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Varsovia, a partir de 1939 con la capital sitiada, actuó en el marco de la defensa civil, siendo enlace y mensajería para tareas especiales, desarrollando trabajo de enfermera en el hospital local en Wlodawa, en 1943, nuevamente en Varsovia, se desempeñó como soldado del Ejército Nacional y miembro de la Sublevación de Varsovia, bajo el seudónimo de "Danuta", fue en cumplimiento del deber cuando la hirieron  mortalmente. Krystyna Krahelska falleció el segundo día del levantamiento, lo cual contribuyó aún más a la consolidación de la leyenda.

Lwdwika Nitschowa (escultora)

Krystyna Krahelska (modelo)

Antes de la construcción del actual puente Swietokrzyski, en ese lugar se encontraba provisionalmente el puente de la Sirena.
En el año 2006, se colocó una placa conmemorativa, que informa sobre la Cruz de Plata Virtuti Militari, concedida a la ciudad de Varsovia en reconocimiento a la valerosa defensa de la misma por parte de sus habitantes en septiembre de 1939.



Monumento a la Sirenita en el Viaducto de Markiewicz


Una gran escultura de la Sirenita esculpida en piedra arenisca, al estilo de la Secesión, se encuentra sobre el Viaducto Stanislaw Markiewicz, el cual constituye una extención de la calle Karowa, siendo una pequeña carretera circular de principios del siglo XX.
Lleva el nombre de Stanislaw Markiewicz (1839-1911), médico polaco, higienista y activista social, primer organizador de campamentos de verano para niños, quien fundó en 1882 la Sociedad para el campamento de verano, lideró en las escuelas los estudios sistemáticos y también colaboró en el diseño de la red de alcantarillados de Varsovia.


Esta Sirenita fue fundida en cinc en 1905 por el escultor Jan Woydyga (1857-1938) y en 1914 sustituida por una versión en piedra arenisca.

La Sirenita de Picasso


Pablo Picasso tenía 65 años cuando viajó en avión por primera vez en su vida, para participar de un congreso pacifista en Varsovia en el año 1948.
De visita a un barrio en construcción en los suburbios de la ciudad, vio en medio de los escombros grandes bloques blancos que se secaban al sol, se le explicó que se trataba de bloques cocidos en el lugar con trozos de ladrillos rotos. Como faltaban camiones para limpiar la ciudad de los escombros, habían encontrado ese método de utilizar las ruinas como material de construcción. Esta metamorfosis de los escombros agradó mucho a Picasso, pues se correspondía con el propósito que animaba a sus trabajos, de pronto, como atraído por esas vastas superficies planas, Picasso trepó a un banquito que estaba contra la pared, sacó un carbón y se puso a dibujar, rápidamente y antes que quienes estaban presentes se hubieran recobrado del estupor, se vio sobre la pared el cuerpo voluminoso de una mujer- pescado con abundante cabellera, el mango de la espada rota de la sirena se había transformado en martillo... puso su firma y una fecha 4 de setiembre de 1948.
Luego de finalizada la construcción del complejo de viviendas, el departamento donde se encontraba la pintura de la sirena, fue habitado por una joven pareja que soportó muy mal la presencia de turistas que deseaban ver la obra del español, durante dos años la sirena fue cubierta con un cortinado a la manera de telón que descorrían solamente cuando se presentaban visitantes. Cinco años después, los propietarios molestos por la inoportuna presencia del dibujo sobre su cama, consiguieron de la administración de la ciudad el permiso para volver a pintar la pared.
En el año 2006 la tienda online Babaryba.pl invocó la historia de la Sirena de Picasso al colocar su imagen en tazas y en camisetas.

Única en su tipo: la Sirenita de basura tecnológica


Esta Sirenita se encuentra en la entrada del Museo de la Tecnología (Muzeum Techniki i Przemyslu).
El museo cuenta con una colección dedicada a todo lo tecnológico, instalado dentro del gigantesco Palacio de la Cultura y la Ciencia, edificio que es el más alto de la ciudad y cuya historia merece un capítulo aparte.

Las Sirenas de Varsovia constituyen un universo pleno de encanto repleto de hermosas historias que nada tienen que ver con las de Homero en "La Odisea", no son esas ninfas marinas con busto de mujer y cuerpo de ave, a las cuales había que temer ya que extraviaban a los navegantes atrayéndolos con la dulzura de sus cantos. Las Sirenas de Varsovia tienen para sus habitantes un rol protector y para los visitantes representan un gran atractivo que en forma lúdica aproximan la historia  de este bello pueblo.

Fuentes de información: warsawtour.pl
elarcaimpresa50.com.ar
Wikipedia

Publicar un comentario

Archivo del blog